Portada y contraportada del mundazo de la danza

Porque no se puede ser nada sin ser humana.

No vengo a decir nada nuevo, es más, este tema es más típico que un sandwich mixto, pero hoy  me levanté con ganas de opinar cuyo contenido tendrá picos de “dolor” pero amor profundo;  por lo tanto, ha de quedar claro que hablo desde mi perspectiva, cada quién tendrá la suya.  

Soy humana y a veces parece que vivo entre robots. Hago un trabajo emocional profundo para  no pasar por el aro de la frialdad desde que tengo consciencia y conciencia, comprendiendo que  muchas veces dan ganas de meterse de lleno en este, pero llegando a la conclusión de que el  otro lado de la balanza es mucho más rico. 

Este tema me parecía rancio, pero si continúa pasando en potencia debe de ser que tan rancio  no está.  

Me pregunto por qué cada vez que me relaciono con alguien del “mundo” que más me gusta, el  del arte, concretamente la danza, siento que estamos en un pequeño infierno. Y es que no falla  eh, más pronto que tarde escupimos negatividad. La portada y contraportada aquí es: a todes  nos gusta bailar porque nos hace sentir “libres”, como ejemplo esta podría ser la máxima, pero  a muchas personas nos cansa porque entre nosotres nos quitamos dicha libertad. 

¿No podríamos dar por supuesto que en lo no normativo hay mucho más que explorar y menos  que juzgar? Menos que juzgar, debería, ¿no? Porque ya sólo por no ser norma, por salirse del  cuadrado, cuesta esfuerzo doble, o triple. Lo fácil es quedarse en lo normativo, ya vino hecho,  con sus condicionantes, pero ya vino hecho, es lo cómodo. Y el arte es de todo menos norma,  entiéndase porque aquí habrá mucho que debatir pero no me corresponde ahora y por tanto  ese tema lo dejo aparte. <<Arte>> es un concepto que permite salir hacia lo abstracto,  concretando donde queramos y como queramos. ¿Por qué le quitamos su valor? Nuestro valor  humano y artístico. Nuestro acento, como dice Lola Flores. 

Voy al grano, ¿por qué siempre hay malas palabras de bailarín/a a bailarín/a? por delante, por  detrás, al revés y al derecho. Y yo hablo de danza porque es el mundazo que me representa,  pero esto pasará en todos los mundillos. ¿Realmente es tan pobre este arte, ¡ESTE ARTE!, que  es importante estar recordándole siempre a la persona que tenemos al lado la formación que  se tiene, los años que se lleva bailando y los premios que se han ganado? Como si se viera al  resto del mundo de más, aparte. Como si a las demás personas no les costara conseguir cosas.  

Ha de caber en nuestros pensamientos lucidez (como misión) respecto al momento que vive  cada persona, desconocido por completo. Fallar nos hace vivir sabia-mente, no significa que un  comentario inoportuno o la mala gestión emocional en un momento determinado nos haga  tener autoridad de juezas y jueces, valga que yo no soy ejemplo de nada, porque además, de  esto va mi opinión, nadie nos enseña a gestionar la frustración. Simplemente cuando aquello se  convierte en costumbre, el fallo reside en esta. 

Es normal que durante un tiempo funcione engordarnos el ego porque a todes nos gusta  sentirnos en la cúspide, pero en realidad se lee efímero. Cuando miremos el camino recorrido y  nos planteemos porqué y para qué bailamos y bailaremos ¿habrá sido y seguirá siendo por  sentirnos la persona que “mejor baila”, por destacar, o habrá sido por y para nuestra salud  emocional y física, y para crecer humanamente?  

Debemos hacer hincapié en la pregunta “¿cómo estoy?”, pues considero que es un primer paso  que lleva de cabeza al éxito, claro está, al significado que este tiene para mi. Además, “ser la  mejor” ¿qué es? porque personalmente considero que carece de contenido generosamente,  ¡carece de contenido generosamente! En este sentido, menuda responsabilidad debe de ser 

tenerlo todo sabido, qué presión. Es más productivo dejar de hacer uso del autoengaño y poner  contra la pared el yoísmo teniendo en consideración todo lo que pueden ofrecernos otras  personas. <<Mejor>> como concepto de unir todos los fuertes y/o las limitaciones y  enriquecerlos, enriquecernos, ¡sí! Pero mejor tú, o yo, mostrando individualismo ¡no! porque en vez de crear sin límites, creamos dictaduras dentro de nuestro cuerpo y las vomitamos sobre  el resto, y eso es de todo menos ser “mejor”. 

Yo entiendo que este mundillo es duro, ¿y cuál no? Y empatizo con ponerse la supervivencia por  bandera, pero si le damos la vuelta igual cuesta menos sobrevivir. El arte se subestima y también  entiendo que la consecuencia sea miedo, mucho miedo, pero debemos dejar de echar balones  fuera, porque ayuda muy poco que entre nosotres también nos subestimemos de boca en boca. 

Nadie necesita nuestro ego. Sin embargo, todo el mundo necesita un apretón de manos, un  “estoy aquí, en tu equipo”. Sabiendo que estamos en el mismo equipo, entenderemos el  esfuerzo que supone. El problema no es necesitar brillar, todo el mundo lucha por cumplir  objetivos y sueños; todes necesitamos reconocimiento, es saludable, precisamente porque no  vivimos solas en el mundo, y sin duda, que haya un intercambio de bienes, pero precisamente,  un intercambio.  

Todo está bien mientras a quien quiera que lo esté haciendo, ¡moviendo!, le genere bienestar.  Lo que no está bien es pisar a nuestres compañeres, porque ni nos sentimos mejor, dado que lo  que se observa en esa conducta es inseguridad, si no, por qué ibamos a ponernos a la defensiva  con nadie, ni hacemos sentir bien a la persona que tenemos en frente; por tanto, es innecesario,  no da ningún fruto.  

Lo que se consigue con esto es crear un ambiente sectario, alejarnos entre las personas que  llevamos años bailando y alejar a las personas que empiezan a bailar, en definitiva, separarnos  y aislarnos. Dicho esto, no propongo que seamos amigues, ni falta que hace, o sí, a gusto del  consumidor, básicamente lo que quiero decir es que las diferencias son necesarias, se aprende  mucho de estas. Respetarnos entre nosotres plantea grandes proyectos a vistas foráneas (¡tanto  que admiramos lo de fuera!), ya sean proyectos palpables o proyectos humanos. 

Nadie “come” del odio, y si realmente es así, necesita terapia urgentemente. Sí “comemos” de  la ayuda, de las buenas palabras, de una palmadita en el hombro entre nosotres… Además,  cuando una creación no nos sabe a lo que nos quiere saber, si pedimos ayuda externa puede ser  mucho más sabrosa nuestra creación, y aunque ya nos esté sabiendo a lo que queremos, y  estemos bien con nosotres mismes, ese saber de apoyo interno/externo nos hace sentir paz, y  crear con más ganas; lo otro te las quita, y es una pena con todo lo que se puede explorar. Crear  solas o acompañadas es demanda del momento en el que nos encontremos, esto es  independiente, pero no es lo mismo crear sabiendo que existe calor, a crear pensando en la  frialdad externa.  

Vamos a la crítica constructiva, cooperativa, a la autocrítica reeconstructiva, a montar conceptos  y a desmontarlos, recrearnos. Y no al obscecamiento, que nubla las diversas posibilidades que  hay, agota el espíritu, que eso no es saludable para el resto, pero para nosotres mismes menos  porque de allí nace el propio machaque y es por eso que luego lo proyectamos en les demás. Si  nos acompañamos en cualquier proceso emocional-creativo, intentando no juzgarnos,  aprenderemos más y mejor, teniendo en cuenta nuestro potencial y nuestros condicionantes. Crear mejor es estar contigo, viéndote y mirándote para saber o estar muy cerca de saber lo que  se quiere en primera persona, no lo que esperan quienes vemos como contrincantes, que he ahí  el problema. Esperar también que no influya el qué dirán denota ingenuidad pero realmente se

desmonta a una expectativa que es imposible cumplir porque somos personas, humanas, y no  máquinas (perfectas). 

Si tendemos al autoconocimiento lo más probable es que juzguemos cada vez menos (trabajo  que llevará toda la vida) a quien se dedique a lo mismo que nosotres, que está en el mismo  proceso de crecimiento, y que desde aquí, a ti, si ya lo haces, olé tú, ole tu lucha, porque lo es.  Es un bucle, el pez que se muerde la cola, o se quita una la venda y sale de ese pequeño infierno  o se quema. 

Y al final, como en la vida misma, nos machacamos por todo y luego nos preguntamos por qué  nos aferramos a ciertas cosas insalubres, es que en estas condiciones lo raro es estar bien… 

Quien baila bien porque baila bien, quien baila mal porque baila mal, me pregunto si alguien  siendo feto eligió bailar mejor o peor ¿tu madre se dio en la barriguita con una varita mágica y  dijo: “este niñe que baile de puta madre, gracias”? no sé, mérito tiene poco, vaya. Lo que tiene  mérito es nacer en un mundo que no te pone la vida fácil y decidir tener una pizca de empatía,  qué pena que esto sea mérito, ¿no?; quien investiga es una loca, pero bueno claro, esto también  depende de si bailas bien o bailas mal a vistas del resto, con todo sigues siendo una loca o sea  que de nada sirve que salgas a flote o te hundas bailes como bailes; quien no investiga es una  inepta; quien lleva años bailando nada puede criticársele porque al parecer tiene la voz y el voto, pero, también, si la fastidia en un momento dado no es plato de buen gusto porque lo que se  espera de la experiencia no es errar precisamente; quien empieza porque empieza y el mundo  del arte es precioso pero vamos, ya nos encargamos las mismas personas que te creamos el gusanillo de probarlo de que “comas mierda” hasta que salga por todos los orificios de tu cuerpo,  porque como eres nueva no tienes ni voz ni voto; quien tiene ideas nuevas (que abro paréntesis también al doctorado honoris causa de la innovación, como si innovar o transformar lo ya creado no conllevara esfuerzo igualmente) lo dicho, idea “nueva”, ¡ojito! porque si lo cuentas o bien te  envidian o bien te quitan la idea, que para el caso lo mismo es; aprendes de alguien y valoras su  trabajo pero te comparan con dicha persona, cosa que está regular, te sientes atacada; si eliges  o tienes recursos para formarte en una escuela machaque por eso; quien se forma en la calle  por decisión propia o por falta de recursos, machaque también… Y como estas, infinidad de  cositas que nos mantienen alerta. 

¡Chica, es que no hay por dónde cogerlo! Consciente o inconscientemente padecemos una  especie de ansiedad crónica independientemente de la generación que lo cuente, y lo más  gracioso de todo esto es que, si se mantiene usted en pie, encima, se le convalida la asignatura  valentía. Venga, ¡no me fastidies! 

Parece que estoy gritando, y la verdad, ¡sí, estoy! ¿no nos ponemos una chapa cuando decimos  que la unión hace la fuerza? Entonces por qué razón tanta energía malgastada en la desunión.  Esto ya no se usa. Debería llevarse la empatía por delante, que tampoco va a pasar nada por  sentarse a pensar en cómo nos sentimos y hacemos sentir al resto, o lo que es lo mismo, nuestro  ombligo es nuestro pero hay más ombligos en los que poner la mirada. 

Gastemos energía, profesorado y alumnado, pero sobre todo profesorado que somos ejemplo  o deberíamos serlo, en el bienestar, en el respeto, que si no te gusta lo que ves, está bien y si te  gusta, está bien también, y el orden de esto último está puesto a conciencia. Esto en realidad da  lo mismo. Lo que importa, es cómo te sientas y cómo hagas sentir, porque eso que vemos y  opinamos tiene su tiempo-espacio, su porqué, el que sea, como el nuestro. Que el arte es una  vía de comunicación maravillosa –“para quien sepa usarla”- y personalmente no creo en el  equilibrio, siempre nos vamos más para un lado que para otro -en todo en la vida- pero sí hay 

que buscarlo, porque ese trabajo de búsqueda es lo que nos hace mantener la atención, y en el  propio trabajo emocional está en realidad la conquista. 

Siguiendo con lo anterior, y para finalizar, el arte es un recurso más, muy rico en sí mismo, ¡muy  muy rico en sí mismo! para desarrollarnos como personas; lo de ser bailarina viene después.  

Porque no se puede ser nada sin ser humana. 

Pdt: a todas las personas que se dediquen al arte, las quiero.  

Agradecimiento: a mi familia, que son les mejores conversadores del infinito y más allá, y  emocionalmente implicades en el intento de ser buenas personas.  

Luna Aguilera Vargas, 

Marzo de 2021.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: José Luis Marrero Medina.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a IONOS que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad