Discurso de Pina Bausch con motivo de la entrega del Premio de Kyoto en 2007.

FUENTE: http://www.pina-bausch.de/de/pina/reden/

Publicado con el amable permiso de la Fundación Inamori.

Cuando miro hacia atrás en mi infancia, adolescencia, mis estudios y mi tiempo como bailarín y coreógrafo, veo fotos. Están llenos de ruidos, olores. Y, por supuesto, con personas que fueron y son parte de mi vida. Estos recuerdos de imágenes del pasado vuelven y buscan un lugar. Gran parte de lo que experimenté de niño se puede encontrar en el escenario mucho más tarde. 

Así que déjame comenzar con mi infancia.

Las experiencias de guerra son inolvidables. Solingen fue gravemente destruido. Cuando hubo una alarma de ataque aéreo, tuvimos que ir al pequeño búnker en nuestro jardín. Una vez una bomba cayó sobre parte de la casa. Pero todos quedamos ilesos. Por un tiempo, mis padres me enviaron a una de mis tías en Wuppertal porque había un búnker más grande. Dijeron que estaba más seguro allí. Tenía una pequeña mochila negra con manchas blancas que parecía una muñeca. Siempre estaba embalado para poder llevarlo conmigo cuando había una alarma de vuelo.

También recuerdo nuestro patio trasero. Había una bomba de agua, la única en nuestra área. La gente siempre hacía cola para obtener agua.

Como no tenías nada para comer, la gente tenía que ir a hamsters. Intercambiar artículos por comestibles. Por ejemplo, mi padre cambió dos edredones, una radio y un par de botas por una oveja para que pudiéramos tomar leche. Esta oveja se apareó y el corderito que mis padres llamaron «Pina». La pequeña y linda Pina. Un día, probablemente era Pascua, «Pina» estaba en la mesa como un asado. El cordero había sido sacrificado. Un shock para mí. No he estado comiendo cordero desde entonces.

Mis padres tenían un pequeño hotel con un restaurante en Solingen. Yo, como mis hermanos, tenía que ayudar. Peleé papas durante horas, limpié las escaleras, limpié las habitaciones, lo que tienes que hacer en un hotel. Pero, sobre todo, cuando era un niño pequeño, hacía gimnasia y bailaba en estas habitaciones. Los invitados también vieron eso. Cantantes de coro del teatro cercano venían regularmente a nuestro restaurante a cenar. Seguían diciendo: «Pina tiene que ir al ballet infantil». Y luego, un día, me llevaron al teatro, al ballet infantil. Yo tenía cinco años en ese momento.

Desde el principio, tuve una experiencia allí que nunca olvidé: todos los niños tenían que acostarse boca abajo y luego poner los pies y las piernas hacia atrás y hacia adelante, a la derecha y a la izquierda de la cabeza. No todos los niños podían hacer eso, pero para mí no fue un problema en absoluto. Y la maestra dijo en ese momento: «Eres un contorsionista». Por supuesto, no sabía lo que eso significaba. Pero pude sentir el tono de su voz diciendo la frase que tenía que ser algo especial. Desde allí siempre quise ir allí.

Había un jardín detrás de nuestra casa, no muy grande. Estaba el búnker familiar y un largo edificio: la bolera. Detrás había una antigua guardería. Mis padres habían comprado esta gran propiedad para abrir un restaurante en el jardín. Comenzaron con una pista de baile redonda de hormigón. Lamentablemente, el resto no se convirtió en nada. Pero fue un paraíso para mí y para todos los niños del vecindario. Todo se volvió salvaje, de repente entre hermosas hierbas y malezas hermosas flores individuales. En verano, podíamos sentarnos en el techo de alquitrán caliente de la bolera y comer cerezas oscuras y agrias que se alzaban sobre el techo. Viejos sofás sobre los que puedes saltar como en un trampolín. Había un viejo invernadero oxidado, tal vez allí comenzaron mis primeras producciones. Jugamos al zoologico. Algunos niños tenían que ser animales. Los otros visitantes. Por supuesto, se utilizó la pista de baile. Jugamos, éramos actores famosos. Yo era principalmente Marika Röck. A mi madre no le gustó nada de esto. Cuando ella vino, alguien nos dio una señal y todos se escondieron.

Como los chocolates y los dulces se fabricaban en una fábrica cercana, los niños siempre estábamos parados sobre las gaviotas, de donde salían los vapores cálidos y dulces. No teníamos dinero, pero podíamos olerlo.

El restaurante de nuestro hotel también fue muy interesante para mí. Mis padres tuvieron que trabajar mucho y no pudieron cuidarme. Por la noche, cuando se suponía que debía acostarme, me escondí debajo de las mesas y me quedé. Encontré lo que vi y lo escuché muy emocionante: amistad, amor, discusiones, todo lo posible que puedes experimentar en un pub de barrio. Creo que esto realmente estimuló mi imaginación. Siempre he sido un espectador. Yo no hablaba. Yo estaba bastante callado.

Mi primera vez en el escenario, cuando tenía unos cinco o seis años, fue en una noche de ballet: un harén, el sultán y sus mujeres favoritas. El sultán estaba acostado en un diván con muchas frutas exóticas. Estaba maquillada y vestida como un páramo, y tuve que mover toda la idea del aire con un gran ventilador. En otra ocasión, en «Máscara en azul», una opereta, tuve que interpretar a un chico de periódico. Siempre grite: «Gazzetta San Remo, Gazzetta San Remo, galardonado con Armando Cellini». Fue un gran placer para mí hacer todo con mucha precisión. Luego tomé el periódico «Solinger Tageblatt», pegué el título y etiqueté cada periódico exactamente con «Gazzetta San Remo». Nadie podía ver eso, pero era muy importante para mí. Me permitieron tocar en muchas óperas, operetas, noches de baile, al final, incluso en las noches de baile como parte del grupo. Siempre fue claro para mí: no quiero nada más que tener algo que ver con el teatro. Nada más que bailar.

Hubo una vez en el ballet infantil una situación en la que debíamos hacer algo que no entendía en absoluto. Estaba desesperado y avergonzado y me negaba a intentarlo. Solo dije: «No puedo». La maestra me envió a casa. Me torturé durante semanas; No sabía cómo hacerlo para volver. Después de semanas ella vino a nuestra casa y preguntó por qué ya no iba. A partir de ahí, naturalmente, fui una y otra vez. Pero nunca dije la frase: «No puedo hacer eso».

A veces los regalos de mi madre me daban vergüenza. Ella hizo todo lo posible para encontrar algo especial para mí. Entonces, cuando tenía 12 años, obtuve un gran abrigo de piel, obtuve los primeros pantalones largos a cuadros que existían, obtuve zapatos cuadrados verdes. Pero no quería usar todo esto. Quería ser discreto.

Mi padre era un hombre alto, guapo, con mucho humor y mucha paciencia. Podía silbar maravillosamente fuerte. Siempre me gustó sentarme en su regazo cuando era niño. Tenía pies inusualmente grandes: talla de zapato 50. Sus zapatos tenían que estar hechos especialmente. Mis pies también se estaban haciendo más grandes. Cuando tenía doce años tenía 42. Temía que aún pudieran crecer, que ya no podría bailar. Recé: «Querido Dios, no dejes que mis pies crezcan más».

Una vez que mi padre se puso muy enfermo, tuvo que ir a un spa. Yo tenia 12 años. Dos vecinos se ocuparon de mí y arrojé el bar solo. Durante dos semanas hice el pub solo, tomé cerveza y cuidé a los invitados. Aprendí mucho de eso. Me pareció importante y también muy agradable. En cualquier caso, no quiero perderme la experiencia.

Me encantó hacer la tarea. Me pareció un gran placer, especialmente la aritmética. No las tareas en sí, sino escribirlas y cómo se veía la página.

Cuando era Pascua, los niños teníamos que buscar los huevos de Pascua. Mi madre había encontrado escondites que tuve que buscar durante días. Me encantó buscar y encontrar. Cuando la encontré, quería que volviera a esconder los huevos.

A mi madre le encantaba caminar descalza en la nieve. Y haciendo peleas de bolas de nieve conmigo o construyendo iglúes. También le gustaba trepar a los árboles. Y estaba muy asustada durante la tormenta. Luego se escondió en el camerino detrás de los abrigos.

Los planes de viaje de mi madre siempre fueron sorprendentes. Por ejemplo, ella quería ir a Scotland Yard. A mi padre le encantaba cumplir los deseos de mi madre de todos modos, luego realmente se fueron a Londres.

Hay una foto de mi padre sentado en un camello. No recuerdo en qué país estaban …

Aunque mi madre no tenía idea de la tecnología, siempre me sorprendió que, por ejemplo, desarmara una radio que se rompió, de alguna manera la reparó y la volvió a armar.

Antes de que mi padre comprara el pequeño hotel con la posada en Solingen, era camionero. Venía de una familia bastante modesta en el Taunus y tenía muchas hermanas. Primero, hizo transportes a caballo y en carreta. Más tarde compró un camión, que solía conducir por toda Alemania. Le encantaba contar historias sobre sus viajes y cantar en voz alta la canción del conductor del camión con muchas, muchas estrofas.

Mi padre nunca me regañó una vez en su vida. Solo una vez, cuando era muy grave, no me dijo Piña, sino que se dirigió a mí con Filipinas, mi verdadero nombre. Mi padre era alguien en quien podía confiar por completo.

Mis padres estaban muy orgullosos de mí. Aunque casi nunca me vieron bailar. Nunca estuvieron particularmente interesados ​​en ello. Pero me sentí muy amado por ellos. No tuve que demostrar nada. Confiaste en mi; nunca me culparon. Nunca tuve que sentirme culpable. Ni siquiera después. Es el regalo más hermoso que podrías haberme dado.

Cuando tenía 14 años, fui a la Escuela Folkwang en Essen para estudiar danza. Fue crucial para mí conocer a Kurt Jooss allí. Fue uno de los fundadores de esta escuela y uno de los grandes coreógrafos.

La escuela Folkwang era un lugar donde todas las artes estaban bajo un mismo techo. No solo existían las artes escénicas como ópera, drama, música, danza, sino también pintura, escultura, fotografía, gráficos, diseño, etc. Había profesores excepcionales en todos los departamentos. Podías escuchar sonidos, melodías y textos en las aulas de los pasillos, y olía a color y otros materiales. Cada rincón siempre estaba ocupado con estudiantes practicantes. Y nos visitamos en los departamentos. Todos estaban interesados ​​en el trabajo del otro. Así es como surgieron muchos proyectos conjuntos diferentes. Un momento muy importante para mi.

Kurt Jooss tenía excelentes maestros en su departamento. Además, trajo a maestros y coreógrafos a quienes valoraba mucho, especialmente de América, para cursos o por un período de tiempo más largo después de Essen. Aprendí mucho de ellos.

En cualquier caso, era muy importante en la capacitación que tuviera una base, una base amplia, y luego, si había trabajado durante mucho tiempo, tenía que encontrar lo que tenía que expresar; Lo que tengo que expresar. Que tengo que decir ¿En qué dirección tengo que desarrollar? Tal vez la piedra angular se ha establecido para mi trabajo posterior.

El mismo Jooss fue algo especial para mí. Tenía mucha calidez y humor y un conocimiento increíble en todas las áreas posibles. A través de él, por ejemplo, realmente entré en contacto con la música por primera vez porque solo conocía los éxitos de nuestro pub que se escuchaban en la radio. Se convirtió en un segundo padre. Su humanidad y su punto de vista fueron lo más importante para mí. Qué suerte que lo conocí a una edad crucial.

Durante mis estudios hubo un momento en que tuve un dolor de espalda terrible. Tuve que ver muchos doctores. El resultado fue que debería dejar de bailar de inmediato, de lo contrario tendría que caminar con muletas en seis meses. Que debo hacer Decidí seguir bailando, aunque solo fuera por seis meses. Tenía que decidir qué era realmente importante para mí.

En 1958 me propusieron para el premio de rendimiento Folkwang. Tenía que tener mi propio pequeño programa para eso. Llegó el día de la presentación. Tuve que subir al escenario. Me posicioné, la luz se encendió y no pasó nada. El pianista no estaba allí. Gran emoción en el pasillo, en ninguna parte el pianista. Seguí de pie en el escenario en mi pose. Me tranquilicé y me detuve. No se cuanto tiempo. Pero pasó mucho tiempo antes de que se encontrara al pianista. Estaba en otro lugar, en otro edificio. En el pasillo se sorprendieron de que me quedara de pie allí con tanta convicción y calma durante tanto tiempo. Crecí y crecí. Cuando comenzó la música comencé mi baile. En aquel entonces pude encontrar que en situaciones extremadamente difíciles me invade una gran calma y puedo sacar fuerzas de las dificultades. Una habilidad en la que he aprendido a confiar.

Tenía hambre de aprender y bailar. Por lo tanto, solicité una beca del DAAD para los Estados Unidos. Yo también tengo eso. Solo entonces me di cuenta de lo que eso significaba. Solo, a los 18 años, sin una palabra de inglés, para ir a América en barco. Mis padres me trajeron a Cuxhaven. En la despedida, tocó una banda de música y todos lloraban. Luego subí al barco y saludé. Mis padres también saludaban y lloraban. Y me puse de pie y lloré también; fue terrible Sentí que nunca nos volveríamos a ver.

Luego escribí una pequeña carta a Lucas Hoving en Nueva York en el barco y se la envié a Le Havre. Había sido uno de los profesores de Essen. Esperaba que me recogiera en Nueva York. Cuando llegué a Nueva York después de ocho días, no tenía mi certificado de salud en mi bolsillo sino en mi maleta. Así que tuve que esperar muchas horas en el barco hasta que despacharon a los 1.300 pasajeros. Luego me llevaron a mi maleta. Ya no creía que Lucas Hoving, si había recibido mi carta, todavía estaba allí. Pero cuando bajé del barco, él estaba allí. Y flores marchitas colgaban sobre su brazo porque hacía mucho calor. Me había estado esperando todo el tiempo.

La vida en Nueva York no fue fácil al principio. Porque no hablo inglés. Cuando quería comer, iba a una cafetería porque podía señalar lo que quería. Una vez, cuando quería pagar, no pude encontrar mi billetera. Se fue. ¿Qué debo hacer, cómo debo pagar? Una situación terriblemente embarazosa. Después de un rato fui a la caja registradora e intenté explicar que mi billetera había desaparecido. Luego saqué mis zapatos de punta y mis otros zapatos de mi bolsillo, puse todo en el mostrador y declaró que dejaría todo allí y volvería. El hombre de la caja me dio cinco dólares para ir a casa. Me pareció increíble que confiara tanto en mí. Seguí yendo a esta cafetería, solo, sonreírle al hombre. A menudo he visto situaciones como esta en Nueva York, la gente fue muy servicial.

En Nueva York me llevé todo lo que tenía conmigo. Quería aprender todo, experimentar todo. Fue el gran momento de la danza en Estados Unidos: con Georg Balanchine, Martha Graham, José Limón, Merce Cunningham … En la Juilliard School of Music, donde estudié, había maestros como Antony Tudor, José Limón, bailarines de la compañía Graham, Alfredo Corvino, Margarete Craske – También trabajé mucho con Paul Taylor, Paul Sanasardo y Donya Feuer.

Vi actuaciones casi todos los días. Había tanta abundancia de cosas que eran todas importantes y únicas que decidí quedarme al menos dos años fuera del dinero destinado a un año. ¡Eso significaba salvar!

Corrí a pie. Durante mucho tiempo viví casi solo con helado, helado de nuez. Además, una pequeña botella de suero de leche, mucho limón sobre las mesas y mucho azúcar. Todo sabía muy bien. Una maravillosa comida principal.

Pero me gustó el adelgazamiento. Me escuchaba más y más a mí mismo. En mi movimiento Sentí que algo se estaba volviendo más puro y profundo. Tal vez fue una imaginación. Pero ocurrió un cambio. No solo con mi cuerpo.

En mi segundo año en Nueva York, tuve la suerte de ser contratado por Antony Tudor, que entonces era Director Artístico en la Metropolitan Opera. El hidromiel fue una experiencia importante nuevamente. Era el momento en que el Callas lamentablemente se había ido. Pero aún puedes sentirlo. Además del hecho de que bailé mucho, también vi muchas óperas o escuché a los cantantes en el camerino a través de altavoces. Qué placer es aprender a distinguir las voces. Para escuchar exactamente.

Y luego hay una experiencia muy especial: cuando volé de regreso de mi estadía en Europa para venir al hidromiel, el avión estaba sobrevendido. Yo era uno de los que no podían volar. Tenía una cita con un abogado en Nueva York para agregar algo a mi pasaporte para poder trabajar en el Met. Así que absolutamente tuve que ir a Nueva York. Y luego, en lugar de esperar, tomé un desvío a Nueva York. Tuve que cambiar cinco o más veces. Fue una locura: un vuelo a Toronto, luego a Chicago, etc., siempre en otro lugar, así que fue muy complicado. Pero lo logré de alguna manera. El vuelo tomó mucho tiempo. Finalmente llegué a Nueva York, pero a un aeropuerto diferente. No sé cómo, pero con mis pocos conocimientos de inglés me las arreglé para llevarme desde allí al aeropuerto correcto en helicóptero. Luego hicieron eso también. Lo logré Después de ese vuelo, podría haber sido enviado a donde quiera que fuera. Ya no tenía miedo. Por supuesto, el equipaje no estaba allí. Lo tengo 14 días después. Así que solo llegué con mi bolso.

Todas las acciones inesperadas. No hubo plan. No sabía que podía hacer eso en absoluto. Que pude hacer eso. Tampoco era que pudiera pararme en el escenario así. Simplemente sucedió, sin pensar. Haces algo sin imaginarlo o quererlo. Es otra cosa.

Después de dos años, llamó Kurt Jooss. Tuvo la oportunidad de tener un pequeño conjunto, el Ballet Folkwang, en la escuela nuevamente. El me necesitaba. Me pidió que volviera. En aquel entonces estaba en un gran conflicto entre el deseo de permanecer en Estados Unidos y el sueño de que se me permitiera bailar en las coreografías de Jooss. Los quería mucho a ambos. Me encantó estar en Nueva York, todo me fue muy bien. Pero volví a Essen.

Jooss ahora tenía otra compañía: el Ballet Folkwang. Seguí trabajando con maravillosos maestros y coreógrafos. Jooss me ha dado tanta confianza y responsabilidad no solo para bailar en sus viejas y nuevas coreografías, sino también para poder ayudarlo. Sin embargo, no me sentí muy ocupado. Tenía hambre de bailar mucho y la necesidad de expresarme … Así que comencé a hacer coreografías.

Una vez que Jooss acudió al ensayo y miró y dijo: «Hija, ¿qué es lo que siempre andas por la tierra?» Para expresar lo que estaba cerca de mi corazón, me era imposible usar materiales y formas de movimiento de otros. Por respeto. Lo que vi y aprendí fue de alguna manera un tabú para mí. Entonces me puse en necesidad: por qué y cómo puedo decir algo.

Cuando dejó Essen, asumí la responsabilidad del llamado estudio de danza Folkwang. El trabajo y la responsabilidad me llenaron mucho. Traté de organizar presentaciones de invitados en el extranjero. Hizo pequeñas coreografías. Fui invitado dos veces para hacer algo en Wuppertal. Y luego Arno Wüstenhöfer, el director general de los teatros de Wuppertal me pidió que me hiciera cargo de la dirección del Ballet de Wuppertal. Realmente nunca quise ir al teatro. No me atreví a hacerlo. También estaba muy asustado. Me encantó el trabajo libre. Pero no se rindió y me preguntó una y otra vez hasta que finalmente dije: «Puedo intentarlo».

En aquel entonces, al principio, tenía un grupo grande y tenía mucho miedo de decir en los ensayos: «No sé» o «Echemos un vistazo». Quería decir: «Está bien, haremos esto y aquello». Planeé todo con mucho cuidado, pero pronto me di cuenta de que, además de este trabajo planificado, también me interesaban otras cosas que no tenían nada que ver con mis planes. Poco a poco supe … que tenía que tomar una decisión: ¿sigo un plan o me involucro en algo que no sé a dónde voy? Con Fritz, mi primera pieza, seguí un plan. Después de eso dejé de planificar. Desde entonces, me involucré en algo sin saber a dónde voy.

Siempre quise bailar. Tuve que bailar y tuve que bailar. Ese era el lenguaje con el que podía expresarme. También en mis primeras coreografías en Wuppertal, naturalmente pensé que en Sacre bailaría a la víctima, en Iphigenie el papel de Iphigenie, por ejemplo. Todos estos roles fueron escritos con mi cuerpo. Pero la responsabilidad como coreógrafo siempre ha pospuesto la necesidad de bailar.

Entonces sucedió que en realidad transmití el amor que tengo dentro de mí para bailar este gran deseo hacia los demás.

Para el público, nuestro nuevo comienzo fue un cambio evidente. Mi predecesor había hecho ballet clásico en Wuppertal y era muy querido por el público. Se esperaba cierta estética, que había otras formas de belleza, que no estaba en discusión.

Los primeros años fueron muy difíciles. Una y otra vez algunos espectadores cerraron la puerta, otros silbaron o abuchearon. A veces recibimos llamadas con malos deseos en la sala de ensayo. En una obra de teatro, entré al auditorio con cuatro personas como protección. Estaba asustado Una pieza decía en el periódico: “La música es muy bonita. Puedes cerrar los ojos ”. La orquesta y el coro también me lo pusieron muy difícil. Tenía muchas ganas de desarrollar algo con el coro. Te has negado a aceptar cualquier idea. Al final logré que el coro cantara desde las cajas, desde el público, lo cual fue muy agradable.

Cuando tuvimos una velada en Brecht-Weill, algunos de los músicos de la orquesta dijeron: «No es música». La gente simplemente pensaba que yo era joven, sin experiencia: puedes hacer cualquier cosa conmigo. Duele mucho Pero nada de eso me impedía tratar de expresar algo que era importante para mí lo mejor que podía. Nunca quise provocar. En realidad, solo estaba tratando de hablar sobre nosotros. Los bailarines orgullosamente tomaron este difícil camino conmigo. Pero a veces había grandes dificultades. A veces manejaba escenas donde estaba feliz de que hubiera tales imágenes. Pero algunos bailarines estaban conmocionados. Gritaron y me regañaron. Lo que estoy haciendo es imposible.

Cuando creamos Sacre, la orquesta es tan grande que no cabe en nuestro pozo de orquesta. Así que hicimos Sacre con cinta adhesiva. Con una maravillosa versión de Pierre Boulez.

En Bluebeard no pude darme cuenta de mi idea porque me dieron un cantante, a quien apreciaba, por cierto, que no era un Bluebeard en absoluto. En mi angustia, pensé en una idea totalmente diferente con Rolf Borzik. Construimos una especie de carro con una grabadora que estaba unida al techo de la habitación con un cable largo. Este automóvil ahora podía empujar a Barba Azul y correr con él donde quisiera. Podía rebobinar la música y repetir oraciones individuales. Para que pudiera examinar su vida avanzando y retrocediendo rápidamente.

Para evitar los problemas con el coro y la orquesta, solo usé hermosas y antiguas canciones folclóricas para la siguiente pieza de baile, cada una de las cuales cantaba una bailarina, acompañada solo por un laúd.

En la siguiente pieza, Renate emigra, solo había música de la cinta, y solo en una escena tocaba nuestro viejo pianista de fondo. Así que se ha abierto un mundo musical completamente nuevo.

Mientras tanto, toda la riqueza de la música de tantos países y culturas diferentes se ha convertido en una parte integral de nuestro trabajo. Pero también la colaboración con la orquesta y el coro, por ejemplo en el caso de los reingresos, ahora despierta la curiosidad y el deseo de todos por nuevas oportunidades.

La forma de trabajar con las preguntas también era nueva. Ya había comenzado a hacer preguntas para algunos papeles en Barba Azul. Más tarde, con la obra de Macbeth, Él la toma de la mano y la lleva al castillo, los demás la siguen en Bochum, luego desarrollé aún más esta forma de trabajar. Había cuatro bailarines, cuatro actores, un cantante … y un pastelero. Por supuesto, no pude encontrar una frase de movimiento, pero tuve que comenzar en otro lugar. Entonces les hice las preguntas que tenía sobre mí. Entonces, la forma de trabajar surgió por necesidad. Las «preguntas» están ahí para abordar con cautela un tema. Es una forma de trabajo muy abierta y, sin embargo, muy precisa. Me lleva a muchas cosas que no podría haber pensado por mi cuenta.

Los primeros años fueron muy difíciles para mí. Eso también duele. Pero no soy una persona que simplemente se rinde. No huyo cuando una situación es difícil. Seguí trabajando No pude evitarlo. Seguí tratando de decir y hacer algo como pensé que tenía que intentarlo.

Una persona me ayudó mucho: Rolf Borzik. Orpheus y Eurydike fueron nuestro primer trabajo juntos en Wuppertal. Rolf Borzik y yo no solo trabajamos juntos, sino que también vivimos juntos. Nos conocimos mientras estudiamos en la Escuela Folkwang en Essen. Estudió gráficos. Fue un dibujante brillante, pero también fotógrafo y pintor. E hizo todo tipo de inventos cuando aún era estudiante. Por ejemplo, desarrolló una bicicleta que podía montar en el agua y que siempre se abrochaba. Estaba interesado en todas las cosas técnicas, el desarrollo de aviones o barcos. Era una persona increíblemente creativa. Nunca pensó que sería un escenógrafo. Como si nunca hubiera pensado en ser coreógrafo. Yo queria bailar.

La colaboración fue muy intensa. Nos hemos inspirado el uno al otro. Hemos tenido miles de ideas para cada pieza y hemos realizado muchos diseños. Podríamos confiar el uno en el otro con todas las preguntas, intentos, dudas, incluso desesperación en el proceso de creación de una nueva pieza. Rolf Borzik siempre estuvo allí durante todo el ensayo. Él siempre estuvo ahí. Él siempre me apoyó y me protegió. Y su imaginación era infinita.

Para los Siete Pecados Capitales, fue del teatro a la ciudad con técnicos de escena, hizo el reparto de una calle allí para llevarlo al escenario de manera realista. Fue el primer diseñador de escenarios en traer la naturaleza al escenario: la tierra cubrió el piso del escenario para la ofrenda de primavera, hojas para barba azul, árboles, matorrales, matorrales para bailar conmigo y finalmente agua para arias, todas piezas de la década de 1970. Esos eran diseños atrevidos y hermosos. Los animales que aparecieron en el escenario, el hipopótamo, los cocodrilos, también fueron su invención. Y en los talleres del teatro siempre se decía en primer lugar: «No se puede hacer nada». Pero Rolf Borzik siempre supo cómo hacerlo. Hizo todo lo posible. Una vez llamó a sus espacios escénicos «espacios de acción libre», espacios, dijo, «Quienes nos hacen niños felices y crueles». Especialmente honró y amó a los bailarines. Sus fotos de ensayos y actuaciones son muy cercanas, muy tiernas. Nadie podía ver así.

Realizó su último diseño escénico para la pieza Chastity Legend. Sabíamos por mucho tiempo que no viviría mucho. Pero esta leyenda de castidad no es una pieza trágica y triste. Rolf Borzik lo quería así: con un sentimiento de lujuria por la vida y el amor. En enero de 1980, Rolf Borzik murió después de una larga enfermedad. Tenía 35 años de edad.

Supe de inmediato que no debía hundirme en el dolor. Esta conciencia me dio fuerza. También fue en el sentido de Rolf que tuve que seguir trabajando. Tenía la sensación de que si no hago nada ahora, nunca volveré a hacer nada. Sabía que podía dar forma a mi dolor, mi respeto, haciendo una nueva pieza.

La obra se llamó 1980. Como siempre, hicimos muchas preguntas en los ensayos, incluidas preguntas de la infancia. Le pedí al escenógrafo Peter Pabst, que trabajó con muchos directores, tanto para teatro como para cine, que hiciera este trabajo conmigo. Fue muy afortunado para mí que aceptara preparar el escenario para la obra de 1980.

Peter Pabst y yo hemos estado disfrutando la aventura de hacer una pieza que aún no existe desde hace más de 27 años. Pero no solo eso, Peter Pabst no solo es importante para mí como escenógrafo, sino que también se ha vuelto indispensable para todos nosotros y para muchos asuntos del teatro de danza a través de sus consejos y sus acciones. Se han creado muchas, muchas salas de escena.

Por ejemplo: – la cortina sube – una pared – la pared cae – ruido – polvo; ¿Cómo lidian los bailarines? – O entras al auditorio: prado – olor a hierba – mosquitos; Todo lo que sucede es muy tranquilo. – agua: se refleja; salpica hace ruidos La ropa se moja y se pega al cuerpo. – O: cae nieve – también podrían ser flores … Cada pieza nueva es un mundo nuevo.

Estoy muy agradecido de que él y mis bailarines hayan recorrido un camino tan largo y difícil conmigo y continúen caminando con gran confianza. Todas son perlas. Cada uno a su manera, cada uno en diferentes formas. Amo a mis bailarines Son hermosas Y estoy tratando de mostrar lo hermosos que son por dentro.

Amo a mis bailarines, cada uno de una manera diferente. Para mí es muy importante que realmente puedas conocer a estas personas en el escenario. Creo que es muy agradable cuando te sientes un poco más cerca de todos al final de una actuación porque han mostrado algo de sí mismos. Es muy real Si contrato a un bailarín, entonces, por supuesto, espero haber encontrado un buen bailarín, pero de lo contrario es algo desconocido. Solo existe el sentimiento: hay algo de lo que realmente me gustaría saber más. Trato de apoyar a todos, de encontrar cosas por su cuenta que no sepan de sí mismos. Algunos son muy rápidos, otros tardan años en florecer repentinamente. Para algunos que han estado bailando durante mucho tiempo, es casi como una segunda primavera, así que estoy realmente sorprendido lo que sale por ahí En lugar de disminuir, se está volviendo cada vez más.

Es uno de los aspectos más bellos de nuestro trabajo que hemos podido trabajar en diferentes países durante tantos años. La idea del Teatro Argentina en Roma, en cooperación con nosotros, para hacer una pieza que debería provenir de experiencias hechas en Roma, fue crucial para mi mayor desarrollo y forma de trabajar, podría decir un significado fatídico. Desde entonces, casi todas nuestras piezas han sido creadas a partir de encuentros con otras culturas en coproducciones. Ya sea Hong Kong, Brasil, Budapest, Palermo, Estambul … y también con su hermoso país. – Conocer costumbres, música y costumbres completamente extranjeras ha llevado a traducir en danza lo que desconocemos y que, sin embargo, debería pertenecer a todos. Esta conociendo lo desconocido, compartirlo y experimentarlo sin miedo comenzó en Roma. Todo comenzó con Viktor. Mientras tanto, las coproducciones simplemente pertenecen al teatro de baile. Nuestra red se está haciendo más grande.

Una vez obtuve los huesos de las costillas de un búfalo de los indios en una pata de pata en América del Norte. Este hueso está etiquetado con muchos pequeños personajes pequeños. Luego descubrí que todos los que compraron una pieza, al igual que yo, escribieron su dirección en un libro. Entonces este búfalo se ha expandido por todas partes. Todos juntos formamos una red como este búfalo que se está extendiendo por todo el mundo. Entonces, todo lo que nos influye en nuestras coproducciones y fluye en las piezas es parte del teatro de baile para siempre. Lo llevamos a todas partes. Es un poco como casarse y ser utilizado después.

También somos muy internacionales como empresa. Tantas personalidades diferentes de culturas muy diferentes … Cómo nos influenciamos, inspiramos y aprendemos unos de otros … Así que no solo viajamos, somos un mundo propio. Y este mundo se enriquece constantemente con encuentros, nuevas experiencias.

En 1980 conocí a Ronald Kay, mi compañero de vida, durante un viaje de invitado en Santiago de Chile. Poeta, profesor de estética y literatura en la Universidad de Chile. Vivimos en Wuppertal desde 1981, año en que nació nuestro hijo Rolf Salomon. Después de tener que experimentar cómo muere un ser humano, también se me permitió experimentar cómo nace un ser humano. Y cómo cambia la forma en que vemos el mundo. Cómo un niño experimenta las cosas. Qué poco prejuicioso mira todo. Qué confianza evidente pone en ti.

Para entender en absoluto: una persona nace. Independientemente de cómo y qué sucede en su propio cuerpo, cómo cambia. Todo sucede sin que yo haga nada. Y cómo todo esto fluye de regreso a mis piezas y mi trabajo.

Es una coincidencia especial y hermosa que he estado viviendo y trabajando en Wuppertal durante más de treinta años. En una ciudad que conozco desde la infancia. Me gusta estar en esta ciudad porque es una ciudad cotidiana, no una ciudad dominical. Nuestra sala de ensayo es el ‘Lichtburg’, un antiguo cine de la década de 1950. Cuando entro al ‘Lichtburg’ más allá de una parada de autobús, veo a muchas personas que se ven muy tristes y cansadas casi todos los días. Y estos sentimientos también se eliminan en nuestras piezas.

Una vez dije: no estoy interesado en cómo se mueven las personas, sino en lo que las mueve. Esta frase ha sido citada mucho, todavía es válida hoy.

Hemos sido invitados a espectáculos invitados en todo el mundo durante muchos años. Los viajes e invitaciones a culturas extranjeras nos enriquecieron mucho. Muchas amistades han surgido de muchos encuentros. Y muchas experiencias son inolvidables. Una vez jugamos a los limpiadores de ventanas en Estambul. En un momento de la obra, los bailarines muestran fotos del pasado: imágenes de la infancia, de los padres … Dicen: «Esta es mi madre». «Este soy yo cuando tenía dos años». entre sí sus fotos privadas e ir a la audiencia para mostrarlas a la audiencia. De repente, los espectadores también sacaron sus fotos, era indescriptible: cómo todos mostraban sus fotos con música hermosa. Muchos lloraron …

Estas y muchas, muchas experiencias nos dan ricos regalos. Y cada vez que trato de devolver un poco a través de las piezas. Pero cada vez tengo la sensación de que no es suficiente … ¿Qué puedes devolver? ¿Cómo puedes devolver algo? A veces tengo la sensación de que no funciona en absoluto. Siento mucho y lo que puedo devolver es muy pequeño …

Así que mis temores de cada nuevo estreno se han mantenido hasta hoy. ¿Cómo debería ser de otra manera? No hay plan, ni guión, ni música, ni set. Pero una cita para el estreno y poco tiempo. Entonces pienso: no es un placer hacer una pieza. Nunca quiero volver a hacer uno. Cada vez es un dolor ¿Por qué sigo haciéndome esto a mí mismo? Después de tantos años, todavía no lo he aprendido. Con cada pieza tengo que comenzar de nuevo. Es dificil. Siempre tengo la sensación de que nunca logro lo que quiero lograr. Pero tan pronto como termina un estreno, ya estoy en los próximos planes. ¿De dónde viene este poder? Sí, la disciplina es importante. Solo tienes que seguir trabajando y de repente surge algo, algo muy pequeño. No sé a dónde lleva eso, pero es como si alguien estuviera encendiendo una luz. Tienes el coraje de seguir trabajando y estás emocionado nuevamente. O alguien hace algo realmente bueno. Y eso te da la fuerza para seguir trabajando tan duro, pero con entusiasmo. Viene de adentro.

He recorrido un largo camino desde entonces. Junto con mis bailarines, con todos los empleados. He tenido mucha suerte en mi vida, especialmente a través de nuestros viajes y amistades. Deseo a muchas personas: conocer otras culturas y formas de vida. Habría mucho menos miedo el uno del otro y se podría ver mucho más claramente lo que nos conecta a todos. – Creo que es importante saber en qué mundo vives.

La fantástica posibilidad que tenemos en el escenario es que podamos hacer cosas allí que usted no puede y no debe hacer en la vida normal. A veces solo podemos aclarar algo al enfrentar lo que no sabemos. Y a veces las preguntas que tenemos nos llevan a experiencias que son mucho más antiguas, que no son solo de nuestra cultura, y que no se tratan solo aquí y hoy. Es como si recuperamos un conocimiento que siempre tenemos, pero que no conocemos y que está presente. Nos recuerda algo que es común a todos nosotros. Nos da una gran fuerza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable José Luis Marrero Medina.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  IONOS.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad